Castilla-La Mancha, el lugar del que querrás acordarte

Cultura y naturaleza son los mayores atractivos turísticos con los que cuenta esta Comunidad Autónoma

     El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha no sólo es una de las obras cumbre de la literatura universal, sino que entre sus muchos méritos, también cuenta con el de haber puesto sobre el mapa la región del mismo nombre gracias a la pluma de Miguel de Cervantes.
Integrada por cinco provincias (Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo), la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha se sitúa en el centro de la Península Ibérica y presenta dos zonas claramente diferenciadas: la montaña y la llanura.
Las zonas montañosas más importantes del territorio bordean parte de la región. El Sistema Central se alza en el norte, lindando con Guadalajara, y la Sierra de San Vicente y los Montes de Toledo se extienden entre las provincias de Ciudad Real y Toledo al oeste; el Sistema Ibérico cubre parte de las provincias de Cuenca y Guadalajara al nordeste; y al sur, las Sierras de Alcaraz y del Segura bordean Albacete y las estribaciones deSierra Morena penetran en Ciudad Real (Sierra Madrona).
La llanura se extiende a lo largo del resto del territorio (casi el 80% de la superficie regional no supera los 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar). Los principales ríos que recorren la región son el Tajo y el Guadianahacia el Atlántico, y el Júcar y el Segura hacia el Mediterráneo.
Toledo
Rica en Historia, Castilla-La Mancha cuenta con dos ciudades reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: Los cascos históricos de Toledo Cuenca. La primera, además de ser una de las últimas ciudades fortaleza del mundo que conserva intacto su legado histórico y su patrimonio arquitectónico, cuenta con un gran valor paisajístico y un entorno geográfico excepcional.
La "Histórica ciudad amurallada de Cuenca" conserva un casco antiguo con un rico patrimonio arquitectónico, entre cuyas características destaca su emplazamiento, ya que gran parte de ese casco histórico es un mirador sobre las hoces del río Júcar o del Huécar, un entorno natural increíble.
Tablas de Daimile
También se pueden recorrer las llamadas "Rutas del Quijote", diez itinerarios que imitan el recorrido del caballero y que permiten conocer el encanto de los pueblos manchegos y los parajes que se extienden por la geografía de la región.
Precisamente Castilla-La Mancha es muy rica en espacios naturales. El Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO designó la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda, que engloba más de 50 humedales de gran valor. El Parque Nacional de Cabañeros, Las Tablas de Daimiel, la Sierra de Ayllón, la Serranía de Cuenca, lasLagunas de Ruidera o La Alcarria son algunos de los lugares de visita obligada para los amantes de la naturaleza.
En cuanto a la gastronomía, la oferta manchega incluye platos típicos como las carcamusas (carne guisada con tomate, guisantes y salsa un poco picante), el atascaburras o ajo arriero, los zarajos (tripas de cordero), los duelos y quebrantos (huevo revuelto, chorizo y tocino de cerdo), la olla podrida (cocido de legumbres y huesos), o el morteruelo (guiso de hígado de cerdo), y productos con denominación de origen como el Queso Manchego, el Aceite de oliva, el Ajo morado de las Predroñeras, las Berenjenas de Almagro, el melón de La Mancha o el mazapán de Toledo.