La cocina Rusa


By. Oksana Shapiro

La cocina moderna rusa es una mezcla de historia, las cocinas nacionales de aquellos países que formaban parte de la URSS, (y que son ahora a nuestros buenos vecinos),  así como las tradicionales  soviética, que hasta ahora se denominaba  la clásica.

Dentro de los platillos más populares y queridos  de Rusia, que puedes encontrar en cualquier casa o restaurante esta la La kulebiaka. Una Empandada la cual el famoso conservador y divulgador de las tradiciones gastronómicas rusas, Víliam Pojliobkin, en su libro Cocinas tradicionales de nuestros pueblos describió del siguiente modo: “Siempre ocupan en la mesa rusa un lugar vistoso y honorífico”. Es uno de los platos típicamente rusos que llegó hasta nosotros desde la antigüedad, sorteando cualquier influencia extranjera.

Y es verdad, porque en la gastronomía rusa destacan las numerosas clases de empanada: grandes y pequeñas, abiertas y cerradas, redondas, triangulares o cuadradas, delgadas o gruesas, con solo un tipo de relleno o con varias capas… En Rusia, antes de la revolución de 1917, para diferentes tipos de empanadas y empanadillas existían diferentes nombres. Y además en cada provincia las mismas empanadas podían tener nombres diferentes, y cada región normalmente tenía sus propias especialidades, cuyo número ascendía hasta varias decenas, aunque ahora la mayor parte apenas se cocina.

Si inicialmente las empanadas se consideraban una comida exclusiva de fiestas, con el tiempo las más simples y baratas se convirtieron en uno de los platos más típicos para cualquier ocasión y se consumían hasta en los días de ayuno (que se respetaban escrupulosamente en la Rusia pre revolucionaria).

Receta
Para poner la masa:
Leche 350 gr
Harina 450 gr
Levadura 25 gr
Azúcar 2 cucharas
Sal 1 cucharilla
Aceite vegetal (de girasol o de oliva)1 cuchara
Mantequilla 2 cucharas

Para relleno:
Repollo 350 gr
Huevos 2
Mantequilla 1 cucharas
sal y pimienta

Disolver levadura en la leche calentada. Añadir azúcar.
Cerner la harina con sal y preparar la masa, añadido poco a poco aceite vegetal y mantequilla derretida a la masa
Dejar fermentar en sitio cálido hasta que doble su volumen
Mientras preparar el relleno.

Cocer los huevos
Cortar el repollo y los huevos
Cocer huevos con repollo en sartén con mantequilla, sal y pimienta

Cortar la mitad de la masa y estirar sobre la mesa con rodillo. Poner a la bandeja, poner el relleno.
La kulebiaka debe ser la forma oblonga.
Estirar otra mitad de la masa, cubrir pastelón y pegar los bordes
Hacer aderezo de arriba (por ejemplo las flores), de los restos de la masa. Rebozar de arriba de la yema del huevo.

Hacer dos-tres perforaciones por el tenedor que salga el vapor

Hornear a 220