San Gimignano, “La Ciudad de las bellas Torres”




Por. Óscar Barba

     En pleno corazón de La Toscana, entre Florencia y Siena, se encuentra uno de los lugares más bellos de toda Italia que hoy en día conservan como nadie el aire medieval y que desde 1990 la UNESCO declaró como Patrimonio de la Humanidad. Rodeado de murallas y grandes torres San Gimignano se ubica en lo alto de una colina rodeada de cipreses, olivos y viñedos. Cuenta con siete mil habitantes que en  su mayoría viven dentro del casco antiguo, en casas de piedra de los siglos XIII y XIV que aún se conservan en perfecto estado.  Sirven además como comercios, restaurantes y hoteles  de carácter familiar. Su población se ve multiplicada durante el día debido a la cantidad de turistas que diariamente visitan la ciudad.

Un Poco de Historia

San Gimignano, fue un asentamiento etrusco y después en el periodo medieval se transformó en un lugar de paso de las peregrinaciones franciscanas; la devastadora plaga de 1348 dejo la ciudad bajo el control de Florencia y paso a ser un lugar apartado lo que le ayudó a conservarse prácticamente intacto en lo que a su arquitectura se refiere.

Lo mas característico de San Gimignano son sus torres de piedra gris blanquecina, ya que era muy común que las familias que se disputaban entonces el poder construyeran sus viviendas dotadas de torres elevadas con altos niveles de seguridad para protegerse de la violencia urbana. En su tiempo llegaron hacer setenta, de ahí que su nombre completo sea San Gimignano dalle belle torri. (San Gimignano de las bellas torres) En la actualidad solamente quedan catorce.

Caminar entre murallas

Subiendo por la calle San Giovanni y tras pasar por una puerta del siglo XIII se encuentra la plaza de la Cisterna de forma triangular y con un pozo de agua en medio construido en 1237. Un poco mas arriba se localiza el Palazzo de Popolo y la Torre Grossa de 54 metros de altitud, a la cual se puede subir y desde lo mas alto admirar toda la ciudad y la campiña italiana.
El Palazzo de Popolo, también alberga el Museo Cívico, donde se presenta abundante obra de las escuelas florentina y sienesa, de los siglos XIII, XIV y XV, entre los que destacan artistas como Filipino Lippi, Tadeo di Bertoldo y Gozzoli.

También en la ciudad se pueden encontrar los museos de Arte Sacro, el de Arqueología y el Museo de la Tortura donde podrás ver una siniestra colección de instrumentos de tortura de la edad media.

Un bonito recuerdo

Entorno a las plazas, calles y callejones podemos encontrar lugares para comprar productos de la región, cerámica, objetos de madera, souvenir, aceite de oliva y los reconocidos vinos de la Toscana, como el Chianti y el vino blanco Vernaccia de San Gimiganano, de sabor seco y con denominación de origen.

En cuanto a la gastronomía, también podrás contar con muchos restaurantes, hosterías o tratorías donde por un buen precio se puede disfrutar de la típica cocina Toscana, caracterizada por la sencillez y calidad.


Como llegar

Desde Florencia, se puede ir en autobús a Poggibonsi y de allí transbordar a otro que te deja en la muralla de San Gimignano, el costo del boleto es de 6 euros por persona y la duración del viaje es alrededor de 45 minutos. Desde Siena el recorrido es directo y se tarda 1 hora aproximadamente, el precio oscila entre 5 y 6 euros por persona. También puedes contratar excursiones que duran alrededor de medio día y te regresan por la tarde a tu hotel.