Cáceres


     Por. Ruta Pixelia
         @Ruta_pixelia

     Estas tierras extremeñas se encuentran habitadas desde la época prerromana, ahí en las afueras de la ciudad se encuentra la Cueva de Maltravieso que contiene pinturas de mas de 30 mil años de antigüedad que datan de la época del Paleolítico Superior.


Durante el Siglo XII Cáceres fue liberada de la ocupación árabe, primero gracias a las hazañas de Geraldo Samparor en 1166 y posteriormente por Fernando II de León en 1169; nuevamente la ciudad vuelve a ser conquistada por las árabes a manos de las tropas de Almohades hasta 1229 donde la recupera definitivamente Alfonso IX de León.


El Siglo XVI fue el momento más importante para el desarrollo cultural de Cáceres, cuando la ciudad completa su conjunción monumental. De esta época data la mayoría de los palacios y casas señoriales con rasgos típicos renacentistas.


Un mundo medieval


Recorrer caminando el centro histórico de Cáceres, es entrar en una especie de máquina del tiempo; callejones estrechos y de grandes muros que son como laberintos con salidas a diversas plazoletas, iglesias y palacios que ahora albergan museos y oficinas gubernamentales, hacen que te transportes a un mundo medieval y que en tu imaginación escuches los cascos de los caballos, los mercaderes, los monjes y los cortesanos del rey caminando y viviendo en sus calles empedradas.


Del los lugares que no puedes dejar de visitar son: El Palacio Episcopal, la plaza de Santa Maria, la Iglesia de la Preciosa sangre, la Plaza de San Jorge dedicada al patrón de la ciudad y en donde se encuentra un monumento de él a caballo matando al dragón, la torre de las cigüeñas, la plaza de San Mateo donde siempre encontrarás músicos tocando música flamenca y la Torre de Bujaco en la cual obtendrás una inmejorable vista del todo el centro histórico.

Cultura


En los meses de mayo y junio, se realizan festividades de gran importancia cultural. El festival WOMAD que se celebra desde 1992 durante la primera quincena de mayo y reúne a miles de amantes de la música y la danza de los cinco continentes; y las fiestas Medievales del mes de junio, con escenificaciones de teatro renacentista y de época barroca.



Los placeres de la carne 

y ….. el pescado


Si de comer y diversión se trata, en el centro histórico encontraras muchos bares y restaurantes en los que podrás degustar la comida típica del lugar: bacalao, embutidos de cerdo, patatas en escabeche, caldereta extremeña, chanfaina y una gran variedad de dulces cubiertos de miel, fabricados por las monjas de claustro de la calle olivo.


Una recomendación aparte se llevan, el restaurante La Fusa en donde su especialidad es la Pluma de Cerdo, la Tosta de Bacalao y el flan de queso. Al igual que el bar Aldanas localizado en una antigua casa señorial del Siglo XVI en la zona de la Torre de Bujaco, y en donde todos los fines de semana tienen música en vivo con los mejores grupos.