El Chorro, un lugar para el relax y la aventura en la sierra malagueña


Por. Pixeleando por el mundo

Málaga es conocida principalmente en el mundo por su  oferta de sol y playa, sus casi 365 días de sol al año hacen de esta provincia andaluza un lugar de gran atractivo turístico y que cada año es visitada por millones de viajeros de todas latitudes.

Pero no era solo mar y feria lo que queríamos disfrutar en la capital de la costa del sol, queríamos conocer su interior, su lado menos conocido, por lo menos para el visitante extranjero.  Nos hablaron de un lugar llamado el Chorro y de una ruta de senderismo muy conocida llamada el Camino del Rey, nos llamo mucho la atención conocer ese lugar  que además estaba cerca de la capital a tan solo 50km. Nos pusimos a investigar y esa misma noche estábamos preparando el viaje para salir el día siguiente. Recientemente han abierto una ruta en tren diaria desde Málaga, es un tren de media distancia que va hacia Sevilla y que para justo en el complejo del El chorro, está a solo 40 minutos  la capital  (tiene dos horarios de ida 10:05 y 16:48  y de vuelta 09:33. 14:59 y 18:16 www.renfe.es ) o viajar en coche.

Optamos por  la primera opción e ir cómodamente en tren hacia nuestro destino, el paraje natural “Desfiladero de los Gaitanes “.  A los pocos minutos de viaje el paisaje cambia rápidamente al dirigirnos hacia el norte, la saturación urbanística deja paso a una vista donde el bosque mediterráneo se hace protagonista, un enclave montañoso de espectaculares paredes rocosas sorprende nada más al llegar, el entorno, los olores a naturaleza y las vistas hacen experimentar infinitas sensaciones .

Dispuestos a todo, nada más llegar nos dirigimos a nuestro hotel, un complejo turístico llamado La Garganta. Una construcción del siglo XVII que anteriormente fue una fábrica de azúcar, ahí nos recibe David, su propietario, nos da la bienvenida y en lo que nos da nuestra habitación nos describe el hotel. La Garganta es un magnifico sitio para relajarse y disfrutar de una de las mejores vistas al pantano del Guadalhorce y a las montañas, cuenta con varios tipos de habitaciones, apartamentos de uno u dos dormitorios así como junior suites, uno de los lugares más concurridos en su piscina spa, donde además del paisaje y la atención exquisita de su personal cuanta con diferentes tipos de duchas con diferentes tipos de presión para realizarte hidromasajes que te dejarán como nuevo. www.lagarganta.com
Uno de los servicios que te ofrece el hotel es el de organizar diferentes actividades camperas aprovechando el entorno privilegiado del Valle de Abdalajís. Concertamos para el día siguiente una ruta de escalada y un recorrido en parapente, ya que esta zona es conocida como “La Capital del vuelo Libre”. Pero esa misma tarde iniciamos por nuestra cuenta una ruta de senderismo, una ligera travesía hasta el “mirador “, de apenas 30 minutos que nos lleva hasta el conocido como “caminito del Rey “, una abrupta pasarela pegada a la roca que une formaciones rocosas de gran magnitud, debido a lo peligroso del lugar y de la falta de prudencia de muchos,  fue clausurado al público en el año2000. Aún así y siguiendo la senda delimitada podemos acercarnos suficientemente para ver el paisaje desde una considerable altura.


Para reponer fuerzas, nada mejor que la gastronomía local. Su producto estrella, El Chivo lechal malagueño, de carne jugosa y extrema ternura muy apreciada en alta cocina y que preparan de mil formas.


Una actividad que nos sorprendió gratamente fue el avistamiento de aves que se puede realizar en el Paraje natural Desfiladero de los Gaitanes, su privilegiada ubicación geográfica dentro de la ruta migratoria entre Europa y África, hace que podamos encontrar 150 especies como el Búho real, Halcón peregrino, Águila perdicera, Garza real entre muchas mas.

Volvemos a la capital malagueña, con la satisfacción de haber pasado unos días de mucha adrenalina y descanso a la vez, y de poder estar en unos parajes poco conocidos pero con un una gran infraestructura turística ecológica y sostenible para recibir a todo tipos de visitantes.