Próxima estación, La Habana


Viajar a Cuba supone un encuentro con lugares de singular belleza, desde La Habana, donde sentirá pedazos de historia sobre Cuba en cada rincón que visite, hasta el encanto natural de las playas de Varadero, Guardalavaca y Santa Lucía.

Pero hoy nos vamos a centrar en una de la ciudades más interesantes del mundo, de la que ha salido para el mundo grandes personajes y de los que otros más han escrito, cantado y fotografiado.


Historia

La Habana fué la sexta villa fundada por la Corona Española en la isla de Cuba, llamada San Cristóbal de La Habana en honor al patrón de los navegantes. A finales del siglo XIX, después de dos guerras de independencia lanzadas por los patriotas cubanos, vive los últimos momentos de la colonización española en América, que se cierra definitivamente cuando el acorazado estadounidense Maine es hundido en su puerto, dando a los Estados Unidos el pretexto para invadir la isla. El 20 de mayo de 1902 Estados Unidos pasan los poderes del gobierno a manos cubanas, cuando simbólicamente se iza la enseña nacional, en el Castillo de los Tres Reyes del Morro, pero hasta 1959 la influencia de los Estados Unidos será constante y decisiva, sobre todo económicamente. La ciudad creció y se enriqueció con numerosos edificios en la década de 1930, cuando se construyen suntuosos hoteles, casinos y espléndidos clubes nocturnos. Ejemplos de estas construcciones están el Focsa, el Habana Hilton (nombrado actualmente Habana Libre) y el Hotel Nacional de Cuba.


Habaneando

La Habana Vieja es el centro colonial más importante del Caribe y también uno de los más importantes de América, constituye el centro histórico de la ciudad de La Habana y atesora en sus calles muchos de los principales atractivos histórico - culturales de la ciudad. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 ha venido teniendo desde entonces un sostenido proceso de restauración que ha devuelto a varios sectores su antiguo esplendor creando por momentos una atmosfera que transportan al caminante 200 años en el pasado. Aquí los viejos edificios hablan de un rico y orgulloso pasado.
La mejor manera de explorar La Habana Vieja es a pie, para poder así apreciar la gloriosa arquitectura colonial española. Se puede pasar una hora fácilmente paseando por las estrechas callejuelas y sus sombrías plazas. Siempre encontrará algo que le llame la atención. Cada año se abren más y más museos y muchos de ellos ocupan maravillosos edificios antiguos.

El grueso de los atractivos turísticos de La Habana Vieja se concentran al norte de la calle Lamparilla y un recorrido casi obligado puede tomar como eje la calle Obispo -la mas importante del conjunto- en cuyas cercanías se encuentran la Plaza de la Catedral, el Castillo de la Real Fuerza, la Plaza de Armas o el hoteles  Ambos Mundos, estrechamente ligado a la figura del escritor Ernest Hemingway son lugares emblemáticos que no pueden dejar de visitarse.


Aunque La Habana Vieja es la parte más encantadora para los turistas, sería una pena si se va sin visitar otras áreas de la ciudad, como Vedado, o La Habana Nueva, el antiguo centro del juego y la buena vida. La Rampa es la calle principal de Vedado y comienza justo donde se encuentra el Habana Libre (un hotel de la cadena Hilton que se construyó antes de la Revolución y que Castro utilizó como su cuartel general) y llega hasta el Malecón. A ambos lados de La Rampa encontrará fantásticos ejemplos de Art Deco y de arquitectura de los años 50, como el imponente Hotel Nacional. En el oeste de la ciudad se encuentra Miramar, con sus grandiosas mansiones, que evidencian la antigua prosperidad de la ciudad. Muchas de estas mansiones funcionan ahora como oficinas o embajadas.

Podrá disfrutar de una buena vista de la ciudad desde el observatorio en la cima del Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución. Otra de las cosas que debe hacer es pasear por el Malecón, el paseo marítimo que recorre toda La Habana. Por allí verá pasear a jóvenes, ancianos y parejas de enamorados tanto por el día como por la noche. El Malecón proporciona también una maravillosa vista de La Habana, especialmente al amanecer y en la puesta del sol.

El Malecón

Es un paseo marítimo que recorre todo el litoral de Centro Habana y el Vedado, flanqueado por un muro de cerca de 1 metro de ancho se extiende por alrededor de 12 kilómetros desde La Punta en la entrada de la bahía de La Habana hasta el tunel de 5ta Avenida en el río Almendares en los límites del Vedado y Miramar. El Malecón es el mas popular lugar de encuentros de los habaneros y sirve también como sitio de esparcimiento y diversión. Su construcción comenzó a principios del siglo XX bajo la administración norteamericana y ya para los años '50 era una de las principales vías de la ciudad y donde comenzaba a concentrarse la construcción de grandes edificios y hoteles de lujo.
El Malecón es el sitio ideal para enamorarse y conversar, tomar el sol durante el día y el fresco del mar en la noche, pasear a pie, pescar, escuchar música, socializar, en fin, es un sitio emblemático de la ciudad donde, además, puede apreciarse una impresionante muestra de la arquitectura cubana de principios del siglo XX.


Lugares que no te puedes perder

  • El Floridita, bar-restaurant conocido como la cuna del daiquirí, uno de los cocteles cubanos mas afamados. Debe en parte su fama internacional al escritor norteamericano Ernest Hemingway, asiduo del lugar en las décadas de los 40' y 50'. Su cocina de mariscos es de lo mejor de La Habana.
  • La Bodeguita del Medio, bar-restaurant de ambiente bohemio, también de fama internacional y visitado en los 40' y 50' por estrellas de Hollywood y personajes del arte y la política de todo el mundo. Aquí se beben los mejores mojitos de Cuba y su cocina criolla es magnífica. Ernest Hemingway también era asiduo de La Bodeguita y de ella dijo: "Mi daiquirí en El Floridita y mi mojito en la Bodeguita del Medio".
  • El bar Two Brothers (Dos Hermanos), famoso en los 50' y donde se sirven espectaculares mojitos en un agradable ambiente.
  • Restaurantes La Torre de Marfil, Café París, La Saragozana y varios otros, con cocina y ambiente muy agradables.