Campeche, un lugar lleno de historia y aventura


     El estado de Campeche, alterna su paisaje desde la frondosa selva del interior, con ríos enormemente caudalosos, hasta los pequeños pueblos pesqueros del litoral, pasando por la incursión al pasado que posibilitan los numerosos restos arqueológicos mayas y la buena conservación de las ciudades coloniales.
      Forma parte de la masa de tierra conocida como Península de Yucatán, colinda al este con Quintana Roo, al norte con Yucatán, al sur con Guatemala y al oeste con Tabasco y el Golfo de México.

      La capital, San Francisco de Campeche, declarada Patrimonio de la Humanidad, fué, en tiempos del Virreinato, el puerto más importante de la península yucateca, concentrándose aquí la exportación de raíces y maderas, especialmente el palo de tinte o de Campeche, un tinte natural que fue enormemente demandado en Europa y América hasta la aparición de los tintes industriales.

Mundo Maya

     Campeche cuenta con un buen número de yacimientos arqueológicos mayas (Calakmul, Edzná, Isla Uaymil, Becán y Chicaná); y otro tipo de yacimientos que son cada día más demandados, los subacuáticos, tanto para visitar recursos naturales (cayos y arrecifes), como para recorrer pecios hundidos cerca de la costa, tales como la nave Nuestra Señora del Juncal, un galeón de la flota de la Nueva España que naufragó en 1631 cargado de monedas de oro y plata cerca de la costa.

Tierra de Piratas

La prosperidad de Campeche hizo que se convirtiera en el blanco de los ataques de los piratas ingleses, franceses y holandeses, por lo que después de una terrible incursión (1663), se decidió rehacer las murallas alrededor de la ciudad, reforzándolas además con ocho bastiones. Hoy son uno de sus reclamos turísticos más importantes, al tiempo que el interior, repleto de calles coloniales, mansiones eclécticas y elegantes parques constituye una urbe deliciosa de transitar.

Ciudad Colonial

     Muchas de las joyas arquitectónicas construidas durante la ocupación española son ahora encantadores museos y jardines. Un paseo por la Avenida Circuito Baluartes debe incluir una visita al Baluarte San Carlos, el Baluarte de la Soledad (ahora convertido en museo), la Plaza Principal y la Catedral de la Concepción. Otros sitios de interés en las cercanías son la ciudad de Palizada a orillas del río de su mismo nombre, con numerosos edificios de arquitectura neoclásica o el pueblo de Becal, donde se fabrican los sombreros de jipiáo de Panamá, conocidos como jipis.

 La Naturaleza en estado puro

      Lo que distingue especialmente a Campeche es su exuberante naturaleza, particularmente los lagos y humedales, que convierten a este estado junto al de Tabasco en los lugares con mayores reservas de agua dulce de la República mexicana. De hecho, el 40% del territorio campechano es área natural protegida, destacando entre los recursos naturales, los humedales de la laguna de Términos-Centla, la eco-región de Los Petenes-Ría Celestún y Balam Kún.


 Ecoturismo “Biosfera de Calakmul”

     Se localiza en el sureste del Estado abarcando el municipio de Calakmul. Es un área natural protegida por decreto el 22 de mayo de 1989 con una superficie de 723 mil 185 hectáreas, es el área de reserva tropical más grande de México. Internacionalmente representa un eslabón ecológico entre los bosques húmedos del petén guatemalteco y la región lancandona de Chiapas. Calakmul posee ecosistemas de gran importancia, riqueza y fragilidad entre los que predominan la selva baja, la mediana subperennifolia y las selvas altas, pequeñas praderas, áreas abiertas de acahuales y áreas forestales de bajo manejo. La reserva alberga especies de fauna amenzada entre las que destacan: el jaguar, ocelote, tigrillo, mono araña, mono aullador, oso hormiguero, oco-faisan, águila arpía y tapir.


    En Campeche puedes encontrar todos los servicios turísticos, hay hoteles de todo tipo y restaurantes para todos los gustos, aunque te recomiendo los de pescados y mariscos.

Que esperas, organiza tu viaje y ven a conocer una joya de nuestro México Mágico