CÓRDOBA

¡Qué trajín! ¡Qué algarabía
con el bullir que no cesa,
en la que contribuía
la gracia y soberanía
de la mujer cordobesa!