12 DE OCTUBRE; DÍA DE FERVOR MARIANO EN ZAPOPAN, JAL.


* LA VIRGEN DE ZAPOPAN, ÍCONO JALISCIENSE.
* LA FE, COSTUMBRES Y TRADICIONES DEL PUEBLO.
* HASTA 2 MILLONES ACOMPAÑAN LA IMAGEN.

Apreciados Lectores; el día 12 de Octubre tiene una singular importancia para la América de hoy, dado que en esta fecha, pero en el año de 1492 el navegante Cristóbal Colón descubre las tierras de este continente, aunque en ese tiempo de manera equivocada invocara tal hallazgo para denominarlo “Tierra de Las Indias”.

Sin embargo el día de hoy me referiré a esta fecha, pero desde una perspectiva totalmente distinta; me refiero al 12 de Octubre, fecha en la que se realiza año con año en la Zona Metropolitana de Guadalajara y principalmente en Zapópan, la precesión de la llevada de la venerada Imagen de la Virgen Zapopana a su Basílica.

Pero dónde nace esta tradición religiosa, cuándo llega esta Bendita Imagen que con tanto fervor y devoción los Jaliscienses veneran y sobre todo; porqué de esta celebración religiosa y que en la actualidad también se acompaña con eventos profanos.

Verán ustedes, según se cuenta en la historia de Jalisco, corría el año de 1542 y los nativos de esta región enfrentaba cruentas batallas con los conquistadores españoles, quienes en el afán de fundar la actual Guadalajara en tierras de la Nueva Galicia luego de tres intentos en diferentes lugares, materialmente les resultaba imposible dominar a los indios caxcanes comandados por el gran guerrero Tenamaxtli. Todo ello sucedía en una región muy cerca a la hoy ciudad Capital del Estado de Jalisco, conocida con el nombre del Mixtón, de ahí que a esta última contienda bélica entre conquistadores y conquistados se le denomina y se le conoce como la Guerra del Mixtón, misma que fuera la conclusión de estos enfrentamientos y diera pie al asentamiento y fundación final de esta ciudad.

Ustedes se preguntarán: ¿Y qué tiene que ver todo esto con la Virgen de Zapópan y su procesión religiosa del 12 de Octubre? La verdad que bastante, porque esta venerada Imagen, según los escritos de la época nos señalan que: Miguel de Bolonia, Fraile Franciscano, se trasladó hasta el terreno mismo de la batalla con la Imagen de la Virgen colgada sobre su pecho, logrando que los Indios Caxcanes al ver la presencia del Fraile y la imagen que portara, doblegaran sus fuerzas y se rindiesen ante los conquistadores, otorgándole de esta manera el primer milagro a esta Bendita Imagen y en consecuencia desde entonces se le denomina como la Virgen Pacificadora.

Ahora bien, esta venerada Imagen, ha sido para la feligresía Jalisciense todo un ícono de religiosidad y veneración, ya que en épocas del Siglo XVIII en la ciudad de Guadalajara y sus zonas aledañas, se tuvo una severa escases de agua por falta de lluvia a lo largo de varios temporales y por consecuencia se hicieron presentes las enfermedades ante la nula higiene de la población, lo que en aquel entonces se denominara como “peste” y que azotara prácticamente toda la ciudad. Fue ante tales circunstancias que los pobladores de esa Guadalajara antigua, pidieron que se trasladara la Imagen de Zapopan a esta ciudad y que por su intersección aliviara los graves males que flagelaban a toda la población, hecho que así sucedió y a partir de entonces se le consideró como la Madre Protectora de la ciudad.

Por este motivo y desde hace más de 280 años, la Virgen de Zapópan realiza su peregrinar por las diferentes Parroquias y Templos de la ciudad de Guadalajara, partiendo de su Basílica el 20 de Mayo de cada año, para regresar precisamente el 12 de Octubre, todo ello en memoria de aquel primer viaje en el cual milagrosamente devolvió la salud de la población y llegó el vital líquido para toda la ciudad y la región circunvecina.


Pero, en qué consiste esta celebración religiosa; La Virgen de Zapópan, luego de visitar varias Parroquias de la ciudad, llega el día 11 de Octubre -víspera de la gran procesión- a la Catedral de la ciudad de Guadalajara, y a partir de la tarde de ese día y durante toda la noche y hasta la madrugada del día 12, celebra la vigilia con la presencia de la población, quienes velan durante la noche y madrugada con rezos, cantos y alabanzas a la Santísima Virgen. Posteriormente y en punto de la 6 de la mañana, luego de la celebración de la Santa Misa, parte el cortejo con la Venerada Imagen en un Carro Alegórico, tirado por cuerdas que jalan los integrantes de la Guardia Mariana, misma que transita por las principales arterias de la ciudad, acompañada de danzantes, músicos, charros y gente del pueblo comprometida con su fe a la Divina Imagen.

Durante el trayecto, los feligreses continúan entonando cánticos y rezos, vitorean a todo pulmón a “La Generala”, como también se le denomina, hasta llegar a su Basílica al filo de media mañana. Posteriormente y luego de la Misa de llegada, la población disfruta de una día de campo en compañía de sus familias en los alrededores de la Villa Zapopana, y aunque la mancha urbana a invadido muchas áreas verdes aledañas, aun se conserva el famoso Parque de Los Colomos, lugar de reunión de los Tapatíos, mismo que inmortalizara el “Pintor Musical” de México, Pepe Guizar, en su famosa composición Guadalajara, canción emblemática de Jalisco y de México entero. Por otra parte y según las cifras oficiales que proporciona el Ayuntamiento de Zapopan, se llegan a dar cita para esta celebración religiosa, hasta 2 millones de habitantes, lo cual es verdaderamente relevante para toda la Zona Metropolitana.


Esto es solamente una parte de la cultura y religiosidad del Pueblo Jalisciense, siempre comprometido con sus costumbres, con sus tradiciones, pero principalmente y sobre todas las cosas con su Fe Mariana en la advocación de la Virgen de Zapópan. Hasta la próxima si Dios y la Virgen de Zapópan nos lo permiten.


LIC. LUIS FERNANDO JIMENEZ RIOS

fernandojr@megard.net.mx