Córdoba "Sultana y Mora"



Por. Oscar Barba
 
La ciudad de Córdoba, pertenece a la Comunidad Autónoma de Andalucía. Se encuentra situada en pleno valle del Guadalquivir, al norte se encuentra rodeada por Sierra Morena y al sur se extiende la campiña, una de las zonas agrícolas más tradicionales de Andalucía.

La ciudad de los Omeyas

Córdoba se funda en el año 169 a.c. por el Pretor Claudio Marcelo. En el año 929, durante la ocupación musulmana; la ciudad se convirtió en la capital del califato, viviendo su edad de oro en el siglo X durante el cual la capital Al-Andalus fue la ciudad más grande de Europa, después de Constantinopla.

Una ciudad Multi Cultural

Las culturas judía, árabe y cristiana, convivieron pacíficamente durante la época en la que se produjo el florecimiento de la ciencia y la filosofía. Aportando al mundo grandes sabios como Walid ibn Rusch, Averroes y Maimónides.

Córdoba es una ciudad estudiantil, la Universidad de Córdoba se encuentra distribuida por la ciudad. En el Campus de Menéndez Pidal se encuentran los centros relacionados con ciencias de la salud, los de letras están en el centro histórico de la ciudad y en el campus de Rabanales, están las áreas de Agroalimentos, Ciencias biológicas y Veterinaria donde esta uno de los mejores hospitales equinos de toda Europa.

Destacamos también el Conservatorio donde la guitarra flamenca es el instrumento que mas destaca y de donde han salido grandes artistas como Vicente Amigo.

Sin olvidar también la fundación Antonio Gala donde jóvenes dedicados a diferentes doctrinas artísticas han encontrado el lugar idóneo para experimentar y desarrollar su obra.

Patrimonio de la Humanidad

Pasear por el casco antiguo de Córdoba, es disfrutar de maravillas arquitectónicas; la Plaza del Potro lugar muy visitado por Miguel de Cervantes y donde se encuentra el Museo Julio Romero de Torres, Las Plazas de las Tendillas y La Corredera o perderse en la Judería llena de callejones y plazuelas.

        

Existe un monumento en particular que uno no puede dejar de visitar. “La Mezquita Catedral”. Este magno monumento fue construido por Ab derraman I en el año 785, sobre la antigua iglesia visigoda de San Vicente; algo que hace única la mezquita es que no esta orientada a la Meca sino a la ciudad de Damasco. En 1236 fue consagrada Catedral cristiana y años mas tarde se construyo la capilla real, lugar donde sirvió de panteón de varios reyes castellanos. En el exterior de la Mezquita se encuentra el patio de los naranjos, lugar que los musulmanes utilizaban para sus abluciones, esta rodeado de arcos de herradura y pose varias fuentes, en cuanto la ornamentación botánica cuenta con palmeras, olivos, cipreses y naranjos. Actualmente es el centro de atracción más importante de Córdoba y una de las obras de arte más relevante de todos los tiempos. Fué declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.
         
Pero existen mas lugares en Córdoba donde parte de la historia de España y America están unidas. A pocas calles del centro se encuentra el Alcázar de los Reyes Cristianos, construido en 1328 y donde Cristóbal Colón se despidió de los Reyes Católicos antes de partir en su aventura de partir hacia las indias y que finalmente termino con el descubrimiento del nuevo mundo. En su interior se exhiben piezas artísticas arqueológicas del sub suelo cordobés, destacando un sarcófago romano del siglo III d.c. cuyo motivo principal es la puerta de Hades o del mas allá que aparece entre abierta.

          

Del otro lado del rió al final del puente romano se encuentra la Torre de la Calahorra, construida por el Rey Enrique II en 1369 y que actualmente alberga un Museo Cultural el cual presenta una panorámica del apogeo medieval de Córdoba, del siglo IX al siglo XIII, basado en la convivencia de las culturas cristiana, judía y musulmana.

Unas Tapitas por favor

 

Después de recorrer la Sinagoga, la Judería y los museos Julio Romero de Torres y Bellas Artes; lo que se antoja es comer unas ricas tapas cordobesas. Y que mejor que empezar por una Cuña de Tortilla de Patatas en el bar Santos, después seguir en la Sociedad de Plateros con un excelente Rabo de toro, seguido de unos Flamenquines, mas tarde en la plaza de la Corredera terminar con un Salmorejo cordobés y unos calamares fritos, todo esto acompañado por un Pale Cream, vino dulce tradicional cordobés.